martes, 30 de junio de 2015

Entre cantos y estrellas



En la verbena 

de San Pedro,

soy un poco 

como Pablo,

mientras la noche 

hierve en el hermoso

destino de advertir

crepitar el cielo

con cantos y estrellas,

siento la alegría

de conocer el mundo

teniéndonos al costado,

igualando los caminos

de tierra dura,

insinuándonos redondos

coloridos suspendidos 

en una rama,

llegando precisos cuando

es preciso llegar,

desanclando las alas

para ir con el viento,

a las aristas del tiempo,

aún más, quiero ir más,

más lejos del propósito,

mariposa o manzana

soltando la respiración

con voz de cristal

andando los bulevares

que se llevan por dentro,

es ahí donde te siento,

surcando las venas como ríos

que retoñan los valles,

aquellos que antes no 

lucían tu nombre,

de vid, de amor, de bonita.


En la verbena de San Pedro,

soy un poco como pablo
 
mientras la noche hierve,

el cosmos ya no es 

un viento en espera,

es el crepitar del cielo

en cantos y estrellas.





  




























No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...