viernes, 5 de junio de 2015

Violeta nocturna




Para no abrigar 

en las manos la hora muerta,

es que se dieron los segundos,

por donde me fugo

al momento donde el hombre

te tañe con su conciencia,

por en medio de esos pilares

donde la inocencia es clara sabiduria,

mujer completa, no te vayas aún,

con la brillantez y el barro amasado,

te conozco espléndida y salvaje,

pureza carnal, jade candente,

travesía de agua con sino,

artesana de las lunas llenas,

de los vientos y la franqueza,

impulso con olor a mar,

llevada más a esto que aquello,

pregona en silencio la delicada

calidad de su artesanía

más allá de las murallas de la ciudad,

en un color difícil conduce

la simpleza de verse a sí

como mujer, como mundo poblado,

sale de un tráfico sin riesgos,

para aceptar otro,

el de la demostración de cada quien

entre su imágen real y la reverberada,

cabalga mujer con tu ímpetuo

por las rutas de mi sangre

hasta despeñarte como violeta

en un rincón de la noche

y mi corazón asombrado.












 



  



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...