miércoles, 21 de mayo de 2014

Agua mansa





Me reflejo más  en colores de agua mansa

detenido donde había que detenerse

para no perder propicia perspectiva. 

Sobre la tierra amarga, café sin dulce,

madurará su aroma la fruta otoñal. 

Ficus poblado de imágenes amigas

despeja la dureza del verbo afilado,

extensa noche extendida por el severo

silencio de quien aún sueña sin dormir.

Exhalo detenido donde el cielo, casi al final

de la calle, parece esperar a quien conquista

la cuesta, obsequiando olor a fresco  retablo,

el grueso vibrar del acorde, arrastra presto

sandalias de música y fragancia, a volar paloma.

Más cerca del umbral de la gloria la noble razón

de mi rezar, tejados de mansas vertientes,

cordillera romancera desmenuzada desnudada

valle humilde donde el hambre sacia y la sed abunda,

algunas imágenes del recuerdo tienen

luz de jardín y soledad de andes.

Al pie del acantilado se pinta el mar

como la inmensidad de los días heroicos

en las caras donde nunca se dibuja la palabra vencido,

digamos que nuestra vida es tiempo y vale más que oro
más que las desventuradas posturas que tomamos

mientras aguardamos al día que caiga del cielo.





1 comentario:

  1. Precioso... identificas el sentir, o es coincidencia nada mas ??
    si así fuera ..tantos mundos ..tantas vidas...
    Gracias...Gracias... Gracias por coincidir !!!

    ResponderEliminar

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...