martes, 13 de mayo de 2014

Retoño

                                                           
 





Hermoso niño de carrizo, de suelo y altura,

más bello que el retoño de los vientos 

boca libre y ojos grandes, rayo de azul cielo

nervio de cobre y ande,

su inquietud quiebra las diamelas del aire

en los albores del mar,

no hay defensor que se iguale

ni lucero itinerante.

Aprendió a leer en los ojos fidedignos,

en las paredes, en los ritmos celestes,

en los textos de alacranes y serpientes

la abreviada sinfonía de los nibelungos.

Escribe con  cinceles de fuego y memoria,

resuena guitarra con chispas de armonía

y los astros de la tiniebla se vuelven campanillas,

cuando raspamos la inmediación ultravioleta

la noche encuentra la planicie para postrarse

ante la frágil sociedad de la cordura,

nieto del laurel y la esperanza y también de la tormenta

no olvides quien te regaló el disfraz de azúcar y azafrán

cuando el día se va despacio abrazando la tarde

sobre los arroyos descendentes y el inquieto mar

para vencer lo que parece sin regreso, porque nadie duda

que viviremos un mundo sin fin en este preciso instante.








No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Huesos púrpuras

Mujer tu nombre es el amor, rosa de fuego en la noche gélida de los andes, mi necesidad un cuerpo  que descubre sus misterios,  eres ...