jueves, 22 de mayo de 2014

El niño que escribe





El mar, los ríos, la lluvia, tus lágrimas

me hablan con todos sus efluvios,

el día fue naciendo bajo la llovizna

hasta encenderse con luz meridiana,

la ciudad recobraba su ritmo de metrópoli

dentro de la destrucción de la ciudad misma,

iba rimando mi cansancio sin hablar

mayo, otoño, el perfume de jazmín

de tu jardín reía su risa más bella

mi rostro tallado en agudo relieve

también reía su risa más nueva,

nadie me mandó a creer en lo que no era

aunque lo que hay, es difícil de creer,

una flor desconocida salía al paso

de la admiración del niño que escribe

sombra cortés en busca de la aurora,

canción andina que suena la  trova,

compendio flamenco de rocas y espíritu

sentimientos azules, improvisando silencios,

el amor está en los cuerpos rotos por la sed,

es preciso cruzar rápido por las calles desveladas 

hermanados en la guerra, divididos en la paz.



1 comentario:

  1. Beto me gusto mucho. Sobre todo xq se nota que ha fluido de tu interior...

    ResponderEliminar

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...