jueves, 1 de mayo de 2014

AL OTRO LADO DEL OCASO I





Comprometerse sí,

es no dejarse vencer

ni envejecer el entusiasmo

por más dura que se ponga

y lejana que parezca,

por más parco que se sienta

o inverosímil que suene,

por más que los robots nos desplacen

y los ausentes aumenten,

somos fulgor en la noche más fría

frescura en medio del desierto,

defensores en el parapeto de la vida

para que no exista nunca más un gueto

ni aumenten las Plazas Mayo

ni se abran estadios a la dictadura

ni se deje a la tierra sin labriegos,

ni nos quedemos sin tu mirada

sin tus gestos sonoros y silenciosos.

A pesar de las excusas y de la muerte

del machismo autóctono y  feminismo estéril 

del tormento de estar sinrazón contentos,

de la incoherencia y el delirio

de la arrogante miseria y de la lástima

de  diagnósticos pesimistas y halagüeños

de  neutrinos y  calles con mall´s

y direcciones sin sentido,

de  académicos de Standford

y del nuevo satélite peruano,

de la atribuida melancolía

del manipulador y su sujeto.

Comprometerse y defenderla Sí

de masificantes buenos consejos

y  familias fastuosas,

de  revistas de densidad baja

de  manuales y costumbres,

y de aguas carbonatadas

oscuras o claras, de  preservantes

y de amistades “transgénicas”. 









 



    

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...