domingo, 11 de mayo de 2014

La forma de mi corazón

                                                                     


Mi corazón tiene la forma

de un largo viaje de regreso,

alarido descolorido que puso

en pie la montaña,

ba, ba, ba,  chuviruwapa

del espanto de los ojos despiertos,

raquídea deducción de vaticinios,

a duras penas se siente joven

y cabe apretado en el pecho,

no quiere mundo ni dueño

solo libertad y amor humano

le falta el concepto de clásicos de Borges,

ave migratoria por la ciudad de Caral

por el hechizo del vocablo

y lo alcanzan los vientos paracas

ante la contienda entre el sol y

todos los seres vivos, 

tiene un ánimo a prueba

de desencantos y nostalgias

se siente con la obligación

de no envejecer por lo menos

de hastío o de rencor,

sin extraviar  la saludable costumbre

de la esperanza, no dijo nada

y también lo agradecí,

no podrá reclamar

si no encontró lo que buscaba

allí todos los aspectos se almacenan

tupidamente tejidos en una sola

expresión algebraica excitada de avance,

mi corazón tiene la forma de bahía

que percibe la verdad

de las cosas erradas ,

si cada caleta tuviera mar

y en ella una sirena sin luna

sin embargo la noche es interminable,

donde la superficie es evitada

vuelo mezclado de amor y arena,

la nada se despeña entre los dedos

de un niño que se escurre raudo

en los filos eternos del barro

donde suenan las trompetas,

no son los pájaros y ni de ellos viene

la oscura fiebre del oasis

en la nube de neón  iluminada,

porque la forma de mi corazón canta

y no vuelven  golondrinas

y se cubre de aguay manto

cuando retornas, canto, lejos del balcón.

Al  quedarse solo con su forma

me agrieta tus once meses y dos días

¡y las noches!  Sagrada

Sangra por el costado y de retardo

cuando tu mirada que no es una,
son dos paredes.










No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...