viernes, 23 de enero de 2015

Mujer






Quien supiera que hubiese pasado

o está por pasar,

hoy es un constante aún,

miel de capullo andino,

ave prudente, trigal azul.

Mujer, tu alegría atravesó

muy profundo mi pensamiento,


por ti vuelo a la flor

y la insignificancia del propio cuerpo

alcanza otra dimensión,

aunque se nublaran los ojos 

contigo las cosas duelen menos,

con la firmeza de tu compañía

hasta se componen.


Un grito eterno pediría auxilio al mundo

si no fuera por ti, mujer,

el cosmos no tendría noche, día

luz ni sombra, tampoco corazón

ni conocería de belleza y fantasía.

En mi anida el afecto

al que le pido por ti

esperanza, fe, alma,

vences cuanto misterio hay

entre el cielo y la mar.

Por ti mujer, puedo decir 

este momento es sólo tuyo y mío

o este viaje es el más hermoso

y ver sobre las sombras de los árboles 

el manto de estrellas que ofrece el firmamento.  

Mujer me enseñaste a recibir

en gotas tu ternura,

en relámpagos tu amor

y mis manos por ti 

no acarician el abandono. 

  


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...