martes, 21 de octubre de 2014

Cántaro








Contigo es simple, 

no me envuelve el  frío


cuando pintas con tus ojos

auroras de ciruelas,

mañanas de corajes 

y te marchas de ti misma

para verme como ando

en las sierras de tus hechos

raudal verde reciente.

eres, como el que nos ama,


lodo, manos, labranza,


está en ti, mi esperanza 


encendida como una lámpara,

los andenes en tu vientre,

mis latidos en tu torso desvestido


nos despreocupa lo extraño,


con nuestro aliento regeneramos.


Tu libertad es ligera como viento


y generosa como el camino


que al pisar descalzos


nos devuelve  la tierra.


Desde la  ventana


solo vemos para fuera,


desde mi boca escarbas el suelo


desde la tuya alcanzo el cielo


poblado de bandadas migrantes,



eres como soy un cántaro

que se llena de lo tierno que le damos. 






































No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...