jueves, 30 de octubre de 2014

No me falta








No me falta una piedra

con la que tropezar 

cuando me doy en pasos,


un día, una noche, un reproche,

el olvido lleno de memoria,

algunos despistes y otras franquezas,

un árbol de mora por uno de manzana,

mi muerte y otras extrañezas 

un Tupac Amaru al que jalan y tiran,

unos zapatos con los pies en el zapatero.

El verbo que anda por las calles,

un adiós desde el piso once,


mi guitarra con curvas sinuosas 

in the name of the father,

il postino colgó su cartera

por un correo electrónico, 

una luna llena con los ojos abiertos,

el panal sin miel y sin abejas,


los niños y mujeres primero

esta mañana y otros cuentos,

una brújula para andar con Rayuela,

el puente de nuestros brazos,

unas limosnas que desatan los versos,

la máquina virada se ríe en mi cara,

el vuelo en un aeropuerto desierto,

un borrón en clave de fa,

las cuatro estaciones y ciertos rescates,

No me falta un Sabina, un Borges

espero curarme de ti

antes que llegue la tarde,

un Principito vagabundeando en el cosmos

con las manos abiertas,

los Versos  del Capitán que dispara,

tu amor valiente y a quema ropa.

No me faltan todas las batallas

de independencia, denegadas,

algunos patios donde quiera que se hayan mojado,

el jardín con caminos que se bifurcan,

contacto con Sagan en el campo de Marte,

mi asombro en las puertas de las ruinas de Machu Picchu

el rostro bronceado y desvergonzado

un ser así y no de otra manera,

pare, cruce, semáforos con malabares,

unos gatos diligentes y castos,

un Mozart, un Van Gohg, una charrúa ,

un muro de horrores,  despedazado,

calles llenas de hijos desplazados

la asociación de los prescindibles.


No me falta, Mi Planta de naranja lima

creciendo muy lejos,

varios kilos de blond sugar en español,

Gustavo Ceratti, los Últimos de la fila,

mis primeros intentos de decir lo que tengo,

Jaime Guardia los zorros de arriba,

Karamasov, Aramis, un Vargas sin Llosa

en el sueño de un indoeuropeo 

el castillo por dos una historia de locos,

una Helena que se escapa de Romeo,

Julieta que ama a su Paris

un París que se queda sin luz a media mañana,

como Lima, unos Rolling y varios Stones,

un congreso rellenito de puros ratones.

No me falta un Shakespeare con su chespirito,

Molotov pinche gringo puñetero

el adiós of the  Ramones.

Las bicicletas son para el verano,

la nariz contra el vidrio,

Charles Chaplin, Larry, Moe, Curly,

y las mil y una noches

cien años de soledad en el ocaso,

mis vueltas para ver tu sonrisa

un te pillo, me pillas, nos pillamos,

un ok, todo va a estar bien,

yesterday y mañana.






















  


















  















No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...