sábado, 25 de octubre de 2014

Como te hacen mía








Amor, tarde que no termina de irse,

mas vales tarde que todos los nunca,

te chispea una flauta abierta de risas,

cuando soplas totalmente los vientos,

sencillo olor de los brillos de tu alma,

en mi cielo ocaso eres como un paño frío,

algunos octosílabos de tus caderas profundas

eres mía y no la Farrow si no mía,

mujer de la voz de miel de abeja sureña,

viven en tu vida mis inagotables deseos,

yo me mimo contigo y si no estas con quien

rompo la barrera de lo educado,

podadora de mi canción de azar,

por ella dejo los regresos al pasado

mio amore te has quedao dormia

a los vientos le digo que eres mía

hasta de tanto se angostan los versos,

y aun no vuelves de la feria matinal

con hambre y deseos de llorar,

amazona del meollo de mis ojos

atrapadita por mi música 

y yo por tu andar,


sabes bien que mi alma se pare

en el borde de tus ojos,

y dejamos tiradas las maletas

que los viajes nos atañen,

¡como te hacen mía

mis sueños despoblados!



























2 comentarios:

  1. "...podadora de mi canción de azar,
    por ella dejo los regresos al pasado..."

    Preciosos versos, como siempre. Ricas metáforas que embellecen la poesía. Aplausos merecidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana María fue una sorpresa encontrar un comentario tuyo hace varias lunas, desde entonces tu presencia constante me motiva y agradezco.

      Eliminar

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...