jueves, 17 de julio de 2014

A PROPÓSITO DE PAISAJES






Raudamente la luna se cubre,

la flor se desnuda

mientras las estrellas disimulan,

al mar le sube la marea,

y a la dama la convoca  la fortuna

bajo la última llovizna,

se vierte la tinta lentamente

sobre los papeles de carbono,

todo parece conveniente

aquí bajo los cielos quemados.

Excusa que no ría vida mía,

que te observe con un nudo 

en la garganta que intento desatar

desde aquel día.

Yo solo dejaré de quererte

el día en que suenen 

en mis versos 

las gotas que resbalan 

de tu rostro,

ya sabes como besan 

nuestros labios,

has visto anochecer 

con madre selvas,

oliendo cada uno de tus pasos

ya sabes como se colma el deseo,

como se lleva un rezo

como se levanta la mañana. 

Mi vida no es exactamente un paisaje

no tiene primer plano, ni segundo,

ni tercer, ni fondo, ni luz,

ni un pintor de contrastes,

ni el balance adecuado,

mucho menos perspectiva. 

¿Todos hacen el amor?

que bueno sería,

algunos expectantes en la lluvia

no podrán hablar de sal.

En un escaparate maniquíes

hay una fiesta carnaval,

hay que empezar por algo,

o quizás por alguien,

recoge tus cosas nos vamos,

sabes que para tomar la vida

no hay nada como tu osadía,

el polvo se ofrece lleno,

la leña está aún húmeda.

hay que sonreír aunque 

se quiera lo contrario,

tu vereda sabe a limón

y mi limón a vereda,

que bien me asientan tus errores

querer sin poder tener

como es que se me ocurrió. 






   
 






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Orquídeas I

No sé si es caer, pero caigo  en el abismo hipnótico de tus pupilas, hoyo negro  donde la luz tiene razón pero no asidero. Vas cubiert...