miércoles, 16 de julio de 2014

Salvaje delirio






No es que no sepa qué hacer

con este mundo de charadas vivas,

son tardes de julio agostado

que me ven pasar y admiten

esto cuando lo hacen.

Estoy en el balcón lidiando

con el lado oscuro de la luna,

y esta mirada que fue mía

es ahora oceánica,

asimilando la pena con duros dolores

que se cuela en las vueltas del viento

y deja huellas para siempre.

Si quieres descubrirme

que no sea como el de Colón,

o como la de los pergaminos,

como Carrión a  la verruga,

ni como los peruanos a la democracia,

pequeños cerillos de fósforo

encendiendo la pradera,

se fueron los camélidos a las alturas

los cerros bajando a la mar,

enormes puentes entre nosotros

todos con óxido de hierro,

sus ojos aún no están descubiertos

apenas ven por las rendijas, 

el diluvio enfrasca las esencias

y las sella al vacío del silencio.

Si me quieres descubrir,

que no sea como la ceguera a Borges

ni como el capitán a sus versos

o las jornadas con pocos,

tampoco como esta mañana

y otros cuentos

ni tan cariñosos, ni tan duros.

Que no sea como la escopeta

del viejo y el mar tan lejano de pronto,

ímpetu primitivo y cibernético,

pero menos como Wall Street al hombre,

o el monte con rasgos de sangres,

o todos los pequeños al hambre,

o el cuerpo de paz a la industria de la muerte,

cuando el desierto llora su esperanza.

Si me quieres descubrir

que sea como despancas al maíz

como abres un libro prohibido,

o escuchas la canción de un gitano,

y danzas mujer con el caballo de paso,

mira, si me descubres

ahí donde el valor no vale,

y el precio es un manotazo

entre las letras que se ordenan

para que leas cómo es que quiero,

como el niño a su escudero

huyendo del tumulto.

Si me quieres descubrir

en la entrega sin reembolso 

en la libertad de los esclavos

en las manos atadas y clavadas

en las ausencias frágiles del tiempo

a tientas en la intimidad del orbe,

los ojos donde te miras

son ojos porque te ven,

en el escrito del presente

en el salvaje delirio del instante.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...