domingo, 13 de julio de 2014

Piel sobre piel






No es mi pequeñez la que duda,

sin ser yo no persigo ser el mismo,

vértices de fragmentos dispersos, 

asientos sin parques ni almas,

el frío siembra los lazos que no pude,

manos escribiendo sueños de otro músculo

pájaros aleteando en la garganta,

el suelo se ofrenda colmado de huellas,

olvidos y párrafos rebanados 

olor de piel sobre mi piel,

como quiero darte un abrazo

para que veas que mis pedazos 

aun quieren hacerlo,

vendrás a sanar mi tierra,

¿si no quiero dejarte

donde quedan tus certezas?

¿al lado del camino sin semillas?,

una lagrima de arena,

un invierno malo

con alerta ambiental,

flor de la locura

sigue pulsando el infinito

pueda que mastique mas versos,

no se quien deje a quien primero,

pero no quiero ser quien espere

que no haya obstáculos,

hago lo que me invade

y nado cuando me anego,

sabes bien que todo viene de dentro,

posible que tu nombre me queda grande

y escribiendo pueda que lo alcance,

si llamé a tu puerta no es

para que hagas lo mismo conmigo,

yo la tengo abierta

y algo te retiene tras la entrada,

tal vez tus ganas de ver el viento

antes de besar  amargo,

mi boca seca que no alcanza a decir,

temes y quizás ahora te  equivocas.

Que no tengas noches sin dormir,

siempre habrá una estrella,

si no un cosmos entero batallando,

perseverando por ti.

























No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...