miércoles, 18 de junio de 2014

A tu barro, a mi recodo







Las palabras no caen en el vacío

y las mías son congruentes.

Si se las lleva el viento

es solo para alcanzarte,

cualquiera sea el lugar

inevitable donde te encuentres

a ti misma y tengas en aquel

momento la mas grata satisfacción,

no como la de los Rolling sino la franca.

Porque sino duele sin remedio.

Esta noche he visto alzarse la vida

sobre el vasto cielo que nos trae

olores a tierra, a tu barro, a mi recodo,

he crecido cerca de las vías y los aviones

por eso sé que el júbilo y el desconsuelo


peregrinan en el mismo furgón

y la felicidad despegó en el vuelo de ayer


pero pueda que regrese pronto.

si quieres saber sobre el mundo 

sol mira tus pies.

Para nutrir mi vida solo necesito

conocer tu amor que se arrojan

en rayos perennes por tu ventana azul

aunque a veces si no cierras bien los ojos

habrán muchas cosas que no se alcance ver

si que son vastos los caminos por un beso,

y la soledad un tempano hasta el encuentro.

ay corazón loco que se topa con el viento

y se parte en cien, en mil, en todos,

aunque en verdad me basta tu torso,

para tu voluntad mi vuelo 

No hay fuego mas caliente en otro lugar

que no sea bajo el recubrimiento 

de mi hollín sin rejas.

sabes tu que todo lo malo y lo bueno

cabe dentro de un papel.

o en cualquier envase vacío.

























No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Al norte del miedo y otras aplicaciones

El mundo se descubre por medio de uno. para hablar de ti es preciso situarse al norte del miedo y otras aplicaciones,  el futuro es un...