lunes, 23 de junio de 2014

Deseos a media luz






Este es mi cutis heñido

por lo pérfido que sostenemos,

por lo magnánimo que extraviamos

en el vagón de tercera donde erramos,

cuando el sol comienza a salir

y la lluvia lo moja todo y a todos. 

Están los filos de antaño

estremeciéndose bajo el polvo.

Perfiladas las carnes

los tomates, las cebollas,

los ajos y las patatas

sobre una tabla para picar.

Una larga carretera

y algún humilde valle

tras muchos kilómetros de dunas,

los cajoneros y las guitarras

los zapateos y la paz

que no tarda en llegar.

Aunque extravié  los nombres

en los pasillos del recuerdo,

y salto los montes de plástico

con calzado de muertes tiernas.

Las ocho de la noche de cualquier día

se volvió a repetir hoy por la noche,


los limones en limonada,

mordiscos a la caña mojada

tus dientes fuertes y sanos

y esa mirada que mira encendida

como cuestión  inferida,

y en ella miro azulejos fruteros

que danzan al son de los vientos

y los deseos a media luz.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Arrebol

En la mitad de la noche tu corazón es un rebosante candil donde se articula la gama del amor sobre el calor del tiempo, presagio que ll...