martes, 24 de junio de 2014

Entre tus ojos






Mi soledad sin alto,

la perspectiva de mi pecho

en flama, sometido al llanto

porque si no, no lacta.

La tilde escudriña expresiones

a las que darle fuerza

y se cruza de manos

para no ver oasis

sobre las sábana blancas.

Yo anhelaba dormir 

entre tus piernas

y despertar entre tus ojos

imantados con los míos,

recibir de tus labios

el sol de la mañana,

para hallar  la calma

después de una noche de refriega,

siempre prendido del sueño

donde nadie es el dueño

aunque de tu ojos esclavo

es como serlo del cielo.

Soñaba con una revolución 

distinta y fue el titubeo 

el que me indujo al disparate,

Casi, casi olvido

por amarme tanto

que soy mi propio adversario,

vestido para que el atuendo

no oliera a disfraz,

nos destapamos para

conocernos el alma.

Corro, corro del olimpo

serpenteado como Forrest Gump,

para no morderte la boca



















1 comentario:

  1. Un hermoso poema con buen ritmo y un toque sensual muy especial...

    ResponderEliminar

Animal penitente

 Mi amplia prisa entrega la magnitud de mi coraje. es claridad la lumbre y empacho la luna,  Escapo en dirección a la esencia m...